Pico de los Obispos: el techo de Murcia


En este artículo, os vamos a hablar de una pequeña joya de la montaña que reconozco que antes del Reto era completamente desconocida para nosotros: El Pico de los Obispos, techo de Murcia.
Pero antes dejadnos que os traslademos una pequeña anécdota… Allá por febrero del 2017, cuando decidimos afrontar este Reto, nos preguntamos por cuál empezar. Como toda la Península estaba inmersa en una ola de frío polar, pensamos: “pues Murcia”. Está cerca de Valencia, es un pico con poca altitud, y en Murcia, como en Valencia, no puede hacer mucho frío… Y para allá que nos fuimos.
Solo os contaré dos cosas:


  • Primero: al kilómetro del comienzo de la ruta, la nieve ya nos llegaba a las rodillas. Tras otros 2 km, con la nieve en la cintura, tuvimos que darnos media vuelta. Creo que, salvo cuando visité a mi familia que vive en el norte de Noruega unas Pascuas, nunca había visto tanta nieve.

Segundo: Tuvo que venir la Guardia Civil con una quitanieves para rescatar a todos los coches que se quedaron atrapados en Inazares desde el viernes, pues la mayoría de ellos iban a estar solo unas horas para ver la gran nevada, y no tenían cadenas, ropa, ni previsión de quedarse.


Con el tiempo me he informado más y es habitual que nieve en esta zona en temporada de invierno, siendo un pico precioso para subir en esa época, pues la cima de Revolcadores hace de barrera natural para todos aquellos frentes húmedos, borrascas o temporales que proceden de Poniente.


Dicho esto, la última vez que la subimos fue en pleno verano -11 de agosto del 2018-, y para nuestra sorpresa, el calor fue bastante llevadero. Eso sí… llevad mínimo 2 litros de agua y empezad lo más pronto posible, para que la ‘solana’ os pegue ya a la vuelta, que es bastante llevadera.
La ruta es sencilla, ideal para los que comencéis o los que os planteáis empezar a llevar a vuestros hijos, sobrinos o nietos más pequeños. No obstante, recordad que es un 2.000 y el desnivel positivo está en torno a los 700 m, aunque la verdad, técnicamente, no es nada complicada.

Siempre que la hemos hecho hemos salido desde la pedanía de Inazares, donde, por cierto, tenéis varios complejos y/o casas rurales, por si os apetece pernoctar en la zona, cosas que os recomiendo siempre. No me cansaré de repetir que este Reto no solo va de subir la cima más alta de cada comunidad, sino de conocer la gastronomía, cultura, historia, etcétera, de cada pico, de cada zona de las 16.


Como siempre que podemos, decidimos hacer una ruta circular. Optamos por subir por la derecha del pico (si nos situamos sobre el track que os proponemos en nuestra página, frente al pico, dando la espalda a Inazares).

Básicamente, este recorrido trata de subir dos grandes collados, que forman las elevaciones de esta sierra. El primero de ellos es el que forma Pinar Llano con otra cima, y que nos da paso a un valle para acometer la subida al segundo collado, que creo que en los mapas se denomina Majal de la Sima.

Esta segunda loma nos deja enfrentados directamente a las dos cimas: Revolcadores (1999 m), a nuestra izquierda y el Pico de los Obispos (2014 m), a nuestra derecha, separados por menos de 1km de distancia.

Destacar que, aunque reconozco que la mayoría de la ruta es vegetación muy baja y piedra, tanto a la subida como a la bajada, tenemos oportunidad de atravesar algunos pequeños bosques de pino y vegetación más densa y alta, que nos da nuestros momentos de sombra y fresco.

El descenso es bonito y, tanto el municipio como la administración de Murcia, han invertido tiempo y dinero en acondicionarla, dejando una senda muy bella e ideal para adentrar a las nuevas generaciones e iniciados a nuestro querido deporte.

El primer tramo de bajada tiene un nivel de descenso importante en pocos metros, que nos hace pensar que este camino en sentido contrario, es decir, de ascenso, debe de ser algo más duro que la subida que acabamos de realizar.

Esta pronunciada bajada desemboca en una carretera de montaña, que transforma la ruta prácticamente en un agradable paseo dominguero, casi toda la vuelta.

En una gran curva de la carretera, la dejamos continuando recto por una senda, perfectamente marcada, que rodea un pico. Estamos exactamente el otro lado de Pinar Llano, el pico que también rodeamos a la ida, justo por el otro extremo de esta especie de circunferencia.

Este camino nos devuelve, ya siempre descendiendo, hasta otra carretera de montaña, donde ya se atisba el pueblo, cerrándose el círculo de la ruta, sin ningún tipo de problema.

Como digo, es una ruta sencilla cuando la haces sin nieve. Sé que en muchas publicaciones y comentarios la tildan de fea. A nosotros nos gustó, haciéndola  como una ruta poco exigente, ideal para disfrutar con amigos, tomándonos más tiempo y tranquilidad, con el fin de pasar un día ameno y agradable de montaña subiendo al techo de una comunidad. Es un pico perfecto para llegar pronto, comer por la zona y hacer algo de turismo por la hermosa comunidad murciana, o bien para complementar con otra subida cercana.

 

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD ENTRA EN NUESTRO FORO INFÓRMATE Y COMPARTE ACTIVIDADES